Abinader anunció la declaración de emergencia para las licitaciones de proyectos en el canal La Vigía.

0
14

El presidente Luis Abinader ha puesto en marcha un estado de emergencia para agilizar las adquisiciones y contratos necesarios para la construcción de una nueva infraestructura de captación y la restauración del canal La Vigía, una medida que permitirá desviar el agua del río Dajabón antes de que fluya hacia el canal construido por los haitianos.

Según el decreto 185-24, Abinader también ha ordenado la construcción de conducciones de impulsión para reabastecer los diques Veterano 0, Veterano 1 y Don Pedro en la provincia de Dajabón.

«Se declaran de emergencia las compras y contrataciones necesarias para la construcción de la infraestructura de captación y la restauración del canal La Vigía, así como para la construcción de las conducciones de impulsión para reabastecer los diques mencionados», establece el primer artículo de la orden ejecutiva.

La finalidad de estas obras es aumentar la captación de agua en La Vigía y los tres diques, lo que beneficiará directamente a los productores agrícolas y ganaderos de la región.

El Gobierno justifica esta decisión por la necesidad crítica de asegurar un flujo adecuado de agua para la irrigación de los terrenos agrícolas y para la producción ganadera en Dajabón.

«Es imperativo llevar a cabo nuevas construcciones y rehabilitar las existentes, que son fundamentales para contrarrestar el riesgo inminente que representa la escasez continua de agua para la agricultura y la ganadería en esta región», señala el decreto. La emergencia declarada facilita el proceso de adquisiciones y contrataciones, respaldada por el artículo 52 del Reglamento de Aplicación de la Ley 340-06.

Este reglamento especifica que se recurrirá a este proceso «para responder a circunstancias graves e inminentes de fuerza mayor que son inevitables y que podrían afectar a las personas, el interés público, la vida o la economía del país».

Olmedo Caba, director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), también ha anunciado la instalación de tuberías subterráneas paralelas al canal La Vigía, equipadas con bombas eléctricas para extraer el agua del río.

Esta estrategia permitió al Gobierno retener el limitado flujo de agua del río cuando los h

Haitianos abrieron su propio canal a finales de marzo, desviando así todo el caudal y dejando sin agua a las áreas río abajo. Las bombas que alimentan el sistema fueron temporalmente desactivadas por el INDRHI debido a que las lluvias recientes provocaron un aumento en el nivel del río.