sábado, abril 20, 2024
More

    ULTIMAS NOTICIAS

    Dos de los ejecutivos tecnológicos más poderosos del mundo, que van cabeza a cabeza en la carrera de la Inteligencia Artificial, proceden de la misma familia

    Los directores ejecutivos de Nvidia (NVDA) y AMD (AMD) no solo son dos de las personas más poderosas de la industria mundial de chips de IA, sino que también son familia.

    La conexión fue reconocida por primera vez por Su en 2020 y, más recientemente, ha sido detallada por Jean Wu, un genealogista taiwanés.

    No crecieron juntos, lo que puede facilitar las cosas si se tiene en cuenta que ahora compiten entre sí en uno de los sectores más vigilados del mundo.

    La suya es una historia familiar compartida con raíces en Taiwán, una isla cada vez más atrapada entre Estados Unidos y China, que luchan por la supremacía en la industria de la alta tecnología.

    Según Wu, antiguo periodista financiero que ahora se dedica a investigar familias empresariales, Huang es el «biao jiu» de Su, en chino mandarín. En términos occidentales se puede decir que son primos separados por una generación, explica a CNN.

    Para ser exactos, Su es nieta de un tío de Huang, explicó Wu, que describió su relación investigando registros públicos, recortes de periódicos y anuarios, además de entrevistar a un familiar cercano de Huang.

    «Somos parientes lejanos», dijo Su con una sonrisa, cuando se le preguntó en un evento de la Consumer Technology Association (CTA) en 2020.

    Un portavoz de Nvidia también confirmó que Huang era primo lejano de Su por parte de madre. Huang declinó hacer comentarios para esta historia, mientras que Su no respondió a una solicitud de comentarios.

    Caminos similares

    El vínculo se ha convertido en un tema de fascinación para los observadores del sector.

    En Taiwán, donde Su y Huang nacieron con seis años de diferencia y ahora tienen el estatus de estrellas de rock, el tema ha aparecido en los noticiarios locales. En Internet, los usuarios de Reddit y otros foros se han hecho eco de la coincidencia, y en las redes sociales han circulado esbozos de supuestos árboles genealógicos.

    «Me sorprendió mucho», dijo Wu sobre su descubrimiento. «Creo que la gente de Taiwán está contenta porque por fin el mundo ve a Taiwán».

    Christopher Miller, autor de «Chip War: The Fight for the World’s Most Critical Technology», dijo que al principio también le sorprendió.

    «Pero en otros sentidos, no es sorprendente encontrar a dos personas de ascendencia taiwanesa en el centro de la industria del chip», dijo a CNN. «Porque aunque Taiwán está muy lejos de Silicon Valley, de hecho, realmente no hay dos partes del mundo que estén más estrechamente conectadas en términos de lazos familiares, en términos de lazos empresariales, en términos de lazos educativos».

    Taiwán tiene una larga tradición de producción de hardware líder en el mundo que ha apuntalado su economía, señaló Edith Yeung, socia general de Race Capital, una empresa de capital riesgo de Silicon Valley.

    Yeung atribuye el liderazgo a empresas como el fabricante de chips TSMC (TSM) y los fabricantes de electrónica ASUS, Acer y Foxconn, que animan a muchos jóvenes a aspirar a trabajar como ingenieros tecnológicos.

    Miller se hizo eco de esta opinión. «Desde hace casi medio siglo, la economía de Taiwán se centra en la producción electrónica, el ensamblaje de chips, la fabricación de chips, el diseño de chips, todo lo relacionado con los semiconductores. Y si nos fijamos en la economía de Taiwán hoy en día, los semiconductores son la mayor exportación», dijo.

    «Eso significa que cuando los jóvenes entran en la universidad, cuando piensan en posibles salidas profesionales, los semiconductores son una de las opciones más populares».

    Su y Huang no fueron una excepción, aunque se criaron principalmente en el extranjero.

    Según Nvidia, Huang nació en 1963 en Taipei antes de trasladarse a la ciudad sureña de Tainan. Más tarde, su familia se trasladó a Tailandia por el trabajo de su padre en una refinería de petróleo.

    Cuando Huang tenía nueve años, los disturbios políticos en el país del sudeste asiático llevaron a sus padres a enviarlos a él y a su hermano a vivir brevemente con unos parientes en el estado de Washington, que luego los enviaron a un internado en Kentucky.

    Su, por su parte, nació en Tainan en 1969. Ella llegó antes a Estados Unidos, emigrando a Nueva York a los 3 años.

    Aunque ambos crecieron lejos el uno del otro, siguieron caminos similares de adultos.

    Eligieron el mismo campo de estudio, la ingeniería electrónica: Su estudió en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y Huang en la Universidad Estatal de Oregon y la Universidad de Stanford.

    Más tarde, cuando aterrizaron en el vertiginoso mundo de los semiconductores, trabajaron en empresas diferentes, pero compartieron un mismo empleador.

    Antes de fundar Nvidia en 1993, Huang trabajó en AMD como diseñador de microprocesadores. Su, por supuesto, también se unió a AMD, casi dos décadas después, como vicepresidente senior y, en última instancia, se le atribuyó el cambio de rumbo de la empresa.

    De primos a competidores

    Ahora, ambos ejecutivos residen en Santa Clara, California, y sus respectivas sedes están a solo 5 minutos en coche.

    Sus empresas venden hardware y software a las principales empresas tecnológicas del mundo, en un sector cuyo valor está previsto que alcance el billón de dólares en 2030, según McKinsey. En su último informe anual, AMD señala a Nvidia como uno de sus principales competidores en dos de sus cuatro principales líneas de negocio: juegos y centros de datos.

    Ambas empresas eran conocidas por los jugadores por vender GPU (unidades de procesamiento gráfico) que muestran las imágenes de los videojuegos y les ayudan a cobrar vida. Aunque las dos siguen compitiendo en este sector, ahora sus GPU también se utilizan para la inteligencia artificial generativa, la tecnología en la que se basan sistemas tan populares como ChatGPT.

    Las GPU H100 de Nvidia, por ejemplo, han sido utilizadas por OpenAI, el desarrollador de ChatGPT, para entrenar su modelo de lenguaje, según el fabricante de chips. Estos componentes se han comparado con el recientemente lanzado MI300X de AMD, que califica como «el acelerador más avanzado del mundo para IA generativa».

    AMD dijo el martes, mientras informaba de sus ganancias, que espera que las GPU aporten más de US$ 2.000 millones en ingresos en 2024, y que se pronosticaba que la serie MI300 se convertiría en «el producto más rápido en alcanzar los US$ 1.000 millones en ventas en la historia de AMD». Las sólidas previsiones hicieron subir las acciones de AMD casi un 10% al día siguiente.

    Ambas compiten también en la venta de equipos para centros de datos, las instalaciones físicas utilizadas para almacenar grandes cantidades de información electrónica. Para ello utilizan chips como las unidades centrales de procesamiento (CPU), que ayudan a los ordenadores a ejecutar sistemas operativos y programas sin problemas, y las unidades de procesamiento de datos (DPU), que liberan espacio en los ordenadores para que los usuarios puedan realizar varias tareas a la vez. AMD vende ambos componentes a las empresas, al igual que Nvidia.

    En los últimos años, estas empresas se han ganado el reconocimiento general por ofrecer tecnología de punta que promete transformar la sociedad. Los procesadores que fabrican se utilizan cada vez más para hacer funcionar coches eléctricos, además de sistemas de inteligencia artificial, reforzando un alcance que ya había abarcado prácticamente todo, desde las PC hasta las PlayStations.

    «Yo diría que cualquiera que se conecte a Internet probablemente esté en contacto no solo con uno, sino con docenas y cientos de chips de Nvidia y AMD», afirma Miller.

    «La mayoría de la gente nunca piensa en AMD o Nvidia porque nunca ve los chips que producen estas empresas. Pero, de hecho, en su día a día es probable que dependan tanto de Nvidia como de AMD».

    El auge de la IA, en particular, ha disparado las acciones de Nvidia, que se considera a la vanguardia de la tecnología necesaria para entrenar la inteligencia artificial. Como resultado, las acciones de Nvidia han experimentado un enorme repunte, subiendo un 208% en lo que va de año.

    Las acciones de AMD también se han disparado un 73% hasta la fecha en 2023, aunque la empresa es mucho más pequeña que Nvidia, señaló Miller.

    Por su parte, Su se ha convertido en una de las ejecutivas mejor pagadas de Estados Unidos, y el año pasado fue la mujer mejor pagada del índice S&P 500. Encabezó la lista tanto de hombres como de mujeres. También encabezó la lista tanto para hombres como para mujeres CEO de compañías en el índice en 2019, según revisiones conjuntas de la firma de análisis de compensación ejecutiva Equilar y Associated Press.

    Ambos fabricantes de chips, sin embargo, podrían ver cambiar su suerte a medida que la tensión geopolítica siga recrudeciéndose. La semana pasada, Nvidia comunicó en un documento regulatorio que los controles de exportación de EE.UU. a China que afectaban a algunos de sus chips avanzados de IA habían entrado en vigor «inmediatamente», semanas antes de lo previsto.

    AMD también declaró en agosto que cumpliría las restricciones de EE.UU., al tiempo que intentaba desarrollar productos específicos para China.

    Es probable que estas preocupaciones superen con creces cualquier dinámica familiar incómoda.

    Consultada por la CTA en 2020 sobre su relación con Huang, Su dijo: «Creo que Nvidia es una gran empresa».

    «No hay duda [de que] la capacidad tecnológica que han demostrado en la última década ha llevado a la industria a algunas de las áreas clave en IA», añadió.

    «Es un mundo competitivo, así que no hay duda de que competimos duro. Pero también es un mundo en el que de vez en cuando tienes que asociarte con tus competidores».

    ULTIMAS NOTICIAS

    MANTENTE EN CONTACTO

    PARA ESTAR SIEMPRE ACTUALIZADO CON LAS ÚLTIMAS NOTICIAS

    ULTIMAS NOTICIAS

    Dos de los ejecutivos tecnológicos más poderosos del mundo, que van cabeza a cabeza en la carrera de la Inteligencia Artificial, proceden de la misma familia

    Los directores ejecutivos de Nvidia (NVDA) y AMD (AMD) no solo son dos de las personas más poderosas de la industria mundial de chips de IA, sino que también son familia.

    La conexión fue reconocida por primera vez por Su en 2020 y, más recientemente, ha sido detallada por Jean Wu, un genealogista taiwanés.

    No crecieron juntos, lo que puede facilitar las cosas si se tiene en cuenta que ahora compiten entre sí en uno de los sectores más vigilados del mundo.

    La suya es una historia familiar compartida con raíces en Taiwán, una isla cada vez más atrapada entre Estados Unidos y China, que luchan por la supremacía en la industria de la alta tecnología.

    Según Wu, antiguo periodista financiero que ahora se dedica a investigar familias empresariales, Huang es el «biao jiu» de Su, en chino mandarín. En términos occidentales se puede decir que son primos separados por una generación, explica a CNN.

    Para ser exactos, Su es nieta de un tío de Huang, explicó Wu, que describió su relación investigando registros públicos, recortes de periódicos y anuarios, además de entrevistar a un familiar cercano de Huang.

    «Somos parientes lejanos», dijo Su con una sonrisa, cuando se le preguntó en un evento de la Consumer Technology Association (CTA) en 2020.

    Un portavoz de Nvidia también confirmó que Huang era primo lejano de Su por parte de madre. Huang declinó hacer comentarios para esta historia, mientras que Su no respondió a una solicitud de comentarios.

    Caminos similares

    El vínculo se ha convertido en un tema de fascinación para los observadores del sector.

    En Taiwán, donde Su y Huang nacieron con seis años de diferencia y ahora tienen el estatus de estrellas de rock, el tema ha aparecido en los noticiarios locales. En Internet, los usuarios de Reddit y otros foros se han hecho eco de la coincidencia, y en las redes sociales han circulado esbozos de supuestos árboles genealógicos.

    «Me sorprendió mucho», dijo Wu sobre su descubrimiento. «Creo que la gente de Taiwán está contenta porque por fin el mundo ve a Taiwán».

    Christopher Miller, autor de «Chip War: The Fight for the World’s Most Critical Technology», dijo que al principio también le sorprendió.

    «Pero en otros sentidos, no es sorprendente encontrar a dos personas de ascendencia taiwanesa en el centro de la industria del chip», dijo a CNN. «Porque aunque Taiwán está muy lejos de Silicon Valley, de hecho, realmente no hay dos partes del mundo que estén más estrechamente conectadas en términos de lazos familiares, en términos de lazos empresariales, en términos de lazos educativos».

    Taiwán tiene una larga tradición de producción de hardware líder en el mundo que ha apuntalado su economía, señaló Edith Yeung, socia general de Race Capital, una empresa de capital riesgo de Silicon Valley.

    Yeung atribuye el liderazgo a empresas como el fabricante de chips TSMC (TSM) y los fabricantes de electrónica ASUS, Acer y Foxconn, que animan a muchos jóvenes a aspirar a trabajar como ingenieros tecnológicos.

    Miller se hizo eco de esta opinión. «Desde hace casi medio siglo, la economía de Taiwán se centra en la producción electrónica, el ensamblaje de chips, la fabricación de chips, el diseño de chips, todo lo relacionado con los semiconductores. Y si nos fijamos en la economía de Taiwán hoy en día, los semiconductores son la mayor exportación», dijo.

    «Eso significa que cuando los jóvenes entran en la universidad, cuando piensan en posibles salidas profesionales, los semiconductores son una de las opciones más populares».

    Su y Huang no fueron una excepción, aunque se criaron principalmente en el extranjero.

    Según Nvidia, Huang nació en 1963 en Taipei antes de trasladarse a la ciudad sureña de Tainan. Más tarde, su familia se trasladó a Tailandia por el trabajo de su padre en una refinería de petróleo.

    Cuando Huang tenía nueve años, los disturbios políticos en el país del sudeste asiático llevaron a sus padres a enviarlos a él y a su hermano a vivir brevemente con unos parientes en el estado de Washington, que luego los enviaron a un internado en Kentucky.

    Su, por su parte, nació en Tainan en 1969. Ella llegó antes a Estados Unidos, emigrando a Nueva York a los 3 años.

    Aunque ambos crecieron lejos el uno del otro, siguieron caminos similares de adultos.

    Eligieron el mismo campo de estudio, la ingeniería electrónica: Su estudió en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y Huang en la Universidad Estatal de Oregon y la Universidad de Stanford.

    Más tarde, cuando aterrizaron en el vertiginoso mundo de los semiconductores, trabajaron en empresas diferentes, pero compartieron un mismo empleador.

    Antes de fundar Nvidia en 1993, Huang trabajó en AMD como diseñador de microprocesadores. Su, por supuesto, también se unió a AMD, casi dos décadas después, como vicepresidente senior y, en última instancia, se le atribuyó el cambio de rumbo de la empresa.

    De primos a competidores

    Ahora, ambos ejecutivos residen en Santa Clara, California, y sus respectivas sedes están a solo 5 minutos en coche.

    Sus empresas venden hardware y software a las principales empresas tecnológicas del mundo, en un sector cuyo valor está previsto que alcance el billón de dólares en 2030, según McKinsey. En su último informe anual, AMD señala a Nvidia como uno de sus principales competidores en dos de sus cuatro principales líneas de negocio: juegos y centros de datos.

    Ambas empresas eran conocidas por los jugadores por vender GPU (unidades de procesamiento gráfico) que muestran las imágenes de los videojuegos y les ayudan a cobrar vida. Aunque las dos siguen compitiendo en este sector, ahora sus GPU también se utilizan para la inteligencia artificial generativa, la tecnología en la que se basan sistemas tan populares como ChatGPT.

    Las GPU H100 de Nvidia, por ejemplo, han sido utilizadas por OpenAI, el desarrollador de ChatGPT, para entrenar su modelo de lenguaje, según el fabricante de chips. Estos componentes se han comparado con el recientemente lanzado MI300X de AMD, que califica como «el acelerador más avanzado del mundo para IA generativa».

    AMD dijo el martes, mientras informaba de sus ganancias, que espera que las GPU aporten más de US$ 2.000 millones en ingresos en 2024, y que se pronosticaba que la serie MI300 se convertiría en «el producto más rápido en alcanzar los US$ 1.000 millones en ventas en la historia de AMD». Las sólidas previsiones hicieron subir las acciones de AMD casi un 10% al día siguiente.

    Ambas compiten también en la venta de equipos para centros de datos, las instalaciones físicas utilizadas para almacenar grandes cantidades de información electrónica. Para ello utilizan chips como las unidades centrales de procesamiento (CPU), que ayudan a los ordenadores a ejecutar sistemas operativos y programas sin problemas, y las unidades de procesamiento de datos (DPU), que liberan espacio en los ordenadores para que los usuarios puedan realizar varias tareas a la vez. AMD vende ambos componentes a las empresas, al igual que Nvidia.

    En los últimos años, estas empresas se han ganado el reconocimiento general por ofrecer tecnología de punta que promete transformar la sociedad. Los procesadores que fabrican se utilizan cada vez más para hacer funcionar coches eléctricos, además de sistemas de inteligencia artificial, reforzando un alcance que ya había abarcado prácticamente todo, desde las PC hasta las PlayStations.

    «Yo diría que cualquiera que se conecte a Internet probablemente esté en contacto no solo con uno, sino con docenas y cientos de chips de Nvidia y AMD», afirma Miller.

    «La mayoría de la gente nunca piensa en AMD o Nvidia porque nunca ve los chips que producen estas empresas. Pero, de hecho, en su día a día es probable que dependan tanto de Nvidia como de AMD».

    El auge de la IA, en particular, ha disparado las acciones de Nvidia, que se considera a la vanguardia de la tecnología necesaria para entrenar la inteligencia artificial. Como resultado, las acciones de Nvidia han experimentado un enorme repunte, subiendo un 208% en lo que va de año.

    Las acciones de AMD también se han disparado un 73% hasta la fecha en 2023, aunque la empresa es mucho más pequeña que Nvidia, señaló Miller.

    Por su parte, Su se ha convertido en una de las ejecutivas mejor pagadas de Estados Unidos, y el año pasado fue la mujer mejor pagada del índice S&P 500. Encabezó la lista tanto de hombres como de mujeres. También encabezó la lista tanto para hombres como para mujeres CEO de compañías en el índice en 2019, según revisiones conjuntas de la firma de análisis de compensación ejecutiva Equilar y Associated Press.

    Ambos fabricantes de chips, sin embargo, podrían ver cambiar su suerte a medida que la tensión geopolítica siga recrudeciéndose. La semana pasada, Nvidia comunicó en un documento regulatorio que los controles de exportación de EE.UU. a China que afectaban a algunos de sus chips avanzados de IA habían entrado en vigor «inmediatamente», semanas antes de lo previsto.

    AMD también declaró en agosto que cumpliría las restricciones de EE.UU., al tiempo que intentaba desarrollar productos específicos para China.

    Es probable que estas preocupaciones superen con creces cualquier dinámica familiar incómoda.

    Consultada por la CTA en 2020 sobre su relación con Huang, Su dijo: «Creo que Nvidia es una gran empresa».

    «No hay duda [de que] la capacidad tecnológica que han demostrado en la última década ha llevado a la industria a algunas de las áreas clave en IA», añadió.

    «Es un mundo competitivo, así que no hay duda de que competimos duro. Pero también es un mundo en el que de vez en cuando tienes que asociarte con tus competidores».

    ULTIMAS NOTICIAS

    spot_imgspot_img

    MANTENTE EN CONTACTO

    PARA ESTAR SIEMPRE ACTUALIZADO CON LAS ÚLTIMAS NOTICIAS

    ULTIMAS NOTICIAS

    Dos de los ejecutivos tecnológicos más poderosos del mundo, que van cabeza a cabeza en la carrera de la Inteligencia Artificial, proceden de la misma familia

    Los directores ejecutivos de Nvidia (NVDA) y AMD (AMD) no solo son dos de las personas más poderosas de la industria mundial de chips de IA, sino que también son familia.

    La conexión fue reconocida por primera vez por Su en 2020 y, más recientemente, ha sido detallada por Jean Wu, un genealogista taiwanés.

    No crecieron juntos, lo que puede facilitar las cosas si se tiene en cuenta que ahora compiten entre sí en uno de los sectores más vigilados del mundo.

    La suya es una historia familiar compartida con raíces en Taiwán, una isla cada vez más atrapada entre Estados Unidos y China, que luchan por la supremacía en la industria de la alta tecnología.

    Según Wu, antiguo periodista financiero que ahora se dedica a investigar familias empresariales, Huang es el «biao jiu» de Su, en chino mandarín. En términos occidentales se puede decir que son primos separados por una generación, explica a CNN.

    Para ser exactos, Su es nieta de un tío de Huang, explicó Wu, que describió su relación investigando registros públicos, recortes de periódicos y anuarios, además de entrevistar a un familiar cercano de Huang.

    «Somos parientes lejanos», dijo Su con una sonrisa, cuando se le preguntó en un evento de la Consumer Technology Association (CTA) en 2020.

    Un portavoz de Nvidia también confirmó que Huang era primo lejano de Su por parte de madre. Huang declinó hacer comentarios para esta historia, mientras que Su no respondió a una solicitud de comentarios.

    Caminos similares

    El vínculo se ha convertido en un tema de fascinación para los observadores del sector.

    En Taiwán, donde Su y Huang nacieron con seis años de diferencia y ahora tienen el estatus de estrellas de rock, el tema ha aparecido en los noticiarios locales. En Internet, los usuarios de Reddit y otros foros se han hecho eco de la coincidencia, y en las redes sociales han circulado esbozos de supuestos árboles genealógicos.

    «Me sorprendió mucho», dijo Wu sobre su descubrimiento. «Creo que la gente de Taiwán está contenta porque por fin el mundo ve a Taiwán».

    Christopher Miller, autor de «Chip War: The Fight for the World’s Most Critical Technology», dijo que al principio también le sorprendió.

    «Pero en otros sentidos, no es sorprendente encontrar a dos personas de ascendencia taiwanesa en el centro de la industria del chip», dijo a CNN. «Porque aunque Taiwán está muy lejos de Silicon Valley, de hecho, realmente no hay dos partes del mundo que estén más estrechamente conectadas en términos de lazos familiares, en términos de lazos empresariales, en términos de lazos educativos».

    Taiwán tiene una larga tradición de producción de hardware líder en el mundo que ha apuntalado su economía, señaló Edith Yeung, socia general de Race Capital, una empresa de capital riesgo de Silicon Valley.

    Yeung atribuye el liderazgo a empresas como el fabricante de chips TSMC (TSM) y los fabricantes de electrónica ASUS, Acer y Foxconn, que animan a muchos jóvenes a aspirar a trabajar como ingenieros tecnológicos.

    Miller se hizo eco de esta opinión. «Desde hace casi medio siglo, la economía de Taiwán se centra en la producción electrónica, el ensamblaje de chips, la fabricación de chips, el diseño de chips, todo lo relacionado con los semiconductores. Y si nos fijamos en la economía de Taiwán hoy en día, los semiconductores son la mayor exportación», dijo.

    «Eso significa que cuando los jóvenes entran en la universidad, cuando piensan en posibles salidas profesionales, los semiconductores son una de las opciones más populares».

    Su y Huang no fueron una excepción, aunque se criaron principalmente en el extranjero.

    Según Nvidia, Huang nació en 1963 en Taipei antes de trasladarse a la ciudad sureña de Tainan. Más tarde, su familia se trasladó a Tailandia por el trabajo de su padre en una refinería de petróleo.

    Cuando Huang tenía nueve años, los disturbios políticos en el país del sudeste asiático llevaron a sus padres a enviarlos a él y a su hermano a vivir brevemente con unos parientes en el estado de Washington, que luego los enviaron a un internado en Kentucky.

    Su, por su parte, nació en Tainan en 1969. Ella llegó antes a Estados Unidos, emigrando a Nueva York a los 3 años.

    Aunque ambos crecieron lejos el uno del otro, siguieron caminos similares de adultos.

    Eligieron el mismo campo de estudio, la ingeniería electrónica: Su estudió en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y Huang en la Universidad Estatal de Oregon y la Universidad de Stanford.

    Más tarde, cuando aterrizaron en el vertiginoso mundo de los semiconductores, trabajaron en empresas diferentes, pero compartieron un mismo empleador.

    Antes de fundar Nvidia en 1993, Huang trabajó en AMD como diseñador de microprocesadores. Su, por supuesto, también se unió a AMD, casi dos décadas después, como vicepresidente senior y, en última instancia, se le atribuyó el cambio de rumbo de la empresa.

    De primos a competidores

    Ahora, ambos ejecutivos residen en Santa Clara, California, y sus respectivas sedes están a solo 5 minutos en coche.

    Sus empresas venden hardware y software a las principales empresas tecnológicas del mundo, en un sector cuyo valor está previsto que alcance el billón de dólares en 2030, según McKinsey. En su último informe anual, AMD señala a Nvidia como uno de sus principales competidores en dos de sus cuatro principales líneas de negocio: juegos y centros de datos.

    Ambas empresas eran conocidas por los jugadores por vender GPU (unidades de procesamiento gráfico) que muestran las imágenes de los videojuegos y les ayudan a cobrar vida. Aunque las dos siguen compitiendo en este sector, ahora sus GPU también se utilizan para la inteligencia artificial generativa, la tecnología en la que se basan sistemas tan populares como ChatGPT.

    Las GPU H100 de Nvidia, por ejemplo, han sido utilizadas por OpenAI, el desarrollador de ChatGPT, para entrenar su modelo de lenguaje, según el fabricante de chips. Estos componentes se han comparado con el recientemente lanzado MI300X de AMD, que califica como «el acelerador más avanzado del mundo para IA generativa».

    AMD dijo el martes, mientras informaba de sus ganancias, que espera que las GPU aporten más de US$ 2.000 millones en ingresos en 2024, y que se pronosticaba que la serie MI300 se convertiría en «el producto más rápido en alcanzar los US$ 1.000 millones en ventas en la historia de AMD». Las sólidas previsiones hicieron subir las acciones de AMD casi un 10% al día siguiente.

    Ambas compiten también en la venta de equipos para centros de datos, las instalaciones físicas utilizadas para almacenar grandes cantidades de información electrónica. Para ello utilizan chips como las unidades centrales de procesamiento (CPU), que ayudan a los ordenadores a ejecutar sistemas operativos y programas sin problemas, y las unidades de procesamiento de datos (DPU), que liberan espacio en los ordenadores para que los usuarios puedan realizar varias tareas a la vez. AMD vende ambos componentes a las empresas, al igual que Nvidia.

    En los últimos años, estas empresas se han ganado el reconocimiento general por ofrecer tecnología de punta que promete transformar la sociedad. Los procesadores que fabrican se utilizan cada vez más para hacer funcionar coches eléctricos, además de sistemas de inteligencia artificial, reforzando un alcance que ya había abarcado prácticamente todo, desde las PC hasta las PlayStations.

    «Yo diría que cualquiera que se conecte a Internet probablemente esté en contacto no solo con uno, sino con docenas y cientos de chips de Nvidia y AMD», afirma Miller.

    «La mayoría de la gente nunca piensa en AMD o Nvidia porque nunca ve los chips que producen estas empresas. Pero, de hecho, en su día a día es probable que dependan tanto de Nvidia como de AMD».

    El auge de la IA, en particular, ha disparado las acciones de Nvidia, que se considera a la vanguardia de la tecnología necesaria para entrenar la inteligencia artificial. Como resultado, las acciones de Nvidia han experimentado un enorme repunte, subiendo un 208% en lo que va de año.

    Las acciones de AMD también se han disparado un 73% hasta la fecha en 2023, aunque la empresa es mucho más pequeña que Nvidia, señaló Miller.

    Por su parte, Su se ha convertido en una de las ejecutivas mejor pagadas de Estados Unidos, y el año pasado fue la mujer mejor pagada del índice S&P 500. Encabezó la lista tanto de hombres como de mujeres. También encabezó la lista tanto para hombres como para mujeres CEO de compañías en el índice en 2019, según revisiones conjuntas de la firma de análisis de compensación ejecutiva Equilar y Associated Press.

    Ambos fabricantes de chips, sin embargo, podrían ver cambiar su suerte a medida que la tensión geopolítica siga recrudeciéndose. La semana pasada, Nvidia comunicó en un documento regulatorio que los controles de exportación de EE.UU. a China que afectaban a algunos de sus chips avanzados de IA habían entrado en vigor «inmediatamente», semanas antes de lo previsto.

    AMD también declaró en agosto que cumpliría las restricciones de EE.UU., al tiempo que intentaba desarrollar productos específicos para China.

    Es probable que estas preocupaciones superen con creces cualquier dinámica familiar incómoda.

    Consultada por la CTA en 2020 sobre su relación con Huang, Su dijo: «Creo que Nvidia es una gran empresa».

    «No hay duda [de que] la capacidad tecnológica que han demostrado en la última década ha llevado a la industria a algunas de las áreas clave en IA», añadió.

    «Es un mundo competitivo, así que no hay duda de que competimos duro. Pero también es un mundo en el que de vez en cuando tienes que asociarte con tus competidores».