jueves, junio 13, 2024
More
    spot_imgspot_img

    TOP 5 DE LA SEMANA

    spot_imgspot_imgspot_img

    Related Posts

    El método D’Hondt es un sistema de reparto de escaños utilizado en muchos países para asignar los asientos en un cuerpo legislativo basado en los votos

    Mario Núñez, director de Elecciones, explica que este método tiene como objetivo distribuir los escaños de manera proporcional al número de votos obtenidos por cada partido político. El “Método D’Hondt” fue la fórmula que utilizó la Junta Central Electoral (JCE) para asignar los escaños de los diputados tras las elecciones generales del pasado domingo 19 de mayo.

    Mario Núñez, quien es director de elecciones en la JCE, explicó en conversación con Listín Diario qué es y cómo funciona este sistema que define los asientos en el Congreso Nacional. Núñez aclara que, a diferencia de otras legislaciones, la Ley 157-7 del país establece que D’Hondt será el procedimiento para la elección de los candidatos plurinominales (diputados, regidores y vocales). Este método, creado por el matemático belga Victor D’Hondt, es un sistema de “reparto proporcional”.

    “El método lo señala la ley y la Constitución dice que hay que procurar la representación de las minorías cuando se cubren dos o más cargos. Esto obliga a buscar un método de reparto que vaya en consonancia con darle a cada quien lo que le corresponde. Es algo que ya no es potestativo de la JCE, no es una resolución, sino de la Ley”, apunta.

    ¿Cómo funciona?

    Núñez detalla que este método busca distribuir los escaños proporcionalmente al número de votos obtenidos por cada partido, favoreciendo ligeramente a los partidos más grandes.

    Primero, se cuentan todos los votos que ha recibido cada partido o alianzas de partidos en la demarcación correspondiente. Luego, se dividen los votos de cada partido por una serie de divisores que comienzan en uno y aumentan en número entero (uno, dos, tres, cuatro, etc.). Estos divisores se aplican sucesivamente hasta alcanzar el número total de escaños disponibles.

    Por ejemplo, si un partido obtiene 100 votos, otro 85 y otro 75, y hay siete cargos disponibles, el primer escaño lo obtiene el partido con 100 votos. Luego, se divide 100 entre dos (porque ya ganó un escaño), dando 50. El siguiente escaño va para el partido con 85 votos, que al dividirse entre dos da 42.5. El tercer escaño es para el partido con 75 votos. Este proceso continúa hasta asignar todos los escaños.

    Núñez afirma que el método beneficia a las mayorías porque asigna escaños a los partidos con la mayor votación restante. No obstante, aclara que no solo el método impacta, sino también la votación de los partidos.

    ¿Cuándo se afecta más un partido?

    Núñez explica que un partido se ve más afectado en la medida en que se forman bloques de alianza, ya que esto va en detrimento de los partidos que van solos. “Quien se verá más afectado por la aplicación del método será el que va solo, porque tiene que luchar contra bloques de alianzas. Estos métodos proporcionales reparten escaños en función de los votos, pero cuando se hace el reparto, no se hace a partir de los votos de cada recuadro, sino de los bloques de alianza”, especifica.

    Finalmente, Núñez menciona que los partidos que dicen que el método favorece a las mayorías tienen razón, “porque el método siempre busca el resultado mayor de la votación. Sin embargo, el impacto será mayor en la medida en que se crean más bloques de alianza y algunos partidos corren solos, llevando cierta desventaja numérica”.

    ARTICULOS POPULARES