jueves, mayo 23, 2024
More
    spot_imgspot_img

    TOP 5 DE LA SEMANA

    spot_imgspot_imgspot_img

    Related Posts

    En la corte, Trump enfrentó cargos sin cámaras presentes. Afuera, hizo campaña para que todos lo vieran

    MIAMI (AP) — El expresidente Donald Trump saludó con la mano y levantó el pulgar a la multitud frente a la corte federal en el centro de Miami después de declararse inocente de los cargos penales. Luego se dirigió a un restaurante cubano donde saludó calurosamente a los seguidores que esperaban en una escena de cámara que parecía una parada de campaña, y luego criticó los cargos ante una multitud amistosa de invitados en un club de golf privado de su propiedad.

    En los momentos en gran parte invisibles del martes, su abogado declarando su culpabilidad, Trump sentado con el rostro sombrío y los brazos cruzados sobre el pecho, la gravedad de ser el primer expresidente acusado de un delito federal era evidente.

    En los momentos vistos, transmitidos en todo el mundo en tiempo real, había una larga caravana, simpatizantes que ondeaban banderas y un número menor de manifestantes anti-Trump fuera del juzgado. Luego, el expresidente y candidato para 2024 tenía en mente un desvío, a un restaurante popular donde era todo sonrisas, recibido por sus seguidores, orado por un rabino y seguido por su asistente personal, quien también ha sido acusado en el caso.

    Luego, Trump voló en su jet privado a Nueva Jersey, donde los patrocinadores lo recibieron con entusiasmo, música y cánticos para un discurso pronunciado ante una casa club con columnas que se asemejan a la Casa Blanca. Los comentarios, con cobertura en vivo solo desde su canal de cable favorito, estaban plagados de errores y falsedades que no fueron cuestionados en el momento.

    Trump ha sido hábil durante mucho tiempo en la creación de su propio retrato de los acontecimientos, siempre consciente del poder de la televisión para dar forma a una impresión incluso cuando sus acciones han puesto a prueba las salvaguardas de la democracia estadounidense. El itinerario posterior a la corte fue un esfuerzo orquestado de contraprogramación mientras hace campaña nuevamente para presidente y sostiene que sus rivales políticos lo han atacado injustamente.

    La atención internacional y las multitudes que gritaban fueron más signos de la naturaleza extraordinaria de los eventos del día y la persona en el centro de todo. Un acusado como ningún otro, Trump fue el primer expresidente en comparecer ante un juez federal por cargos penales . También lidera el campo republicano para la nominación presidencial de 2024, manteniendo su condición de favorito incluso cuando ha enfrentado estos y otros problemas legales .

    Casi ninguno de los reunidos en Miami interactuó con Trump, si es que lo vieron a través de la ventana de su camioneta. Llegó como parte de una caravana que ingresó al garaje del juzgado para su audiencia por cargos de delitos graves. El expresidente también se fue en la camioneta con las ventanillas subidas antes de dirigirse a Versailles, un restaurante, cafetería y panadería que es parada obligatoria para los políticos que visitan Miami. Allí, la multitud le dio una serenata con la canción “Feliz cumpleaños”, un día antes del cumpleaños 77 del expresidente.

    “Algún cumpleaños! Tenemos un gobierno que está fuera de control”, dijo Trump.

    Trump ha estado haciendo paradas frecuentes en restaurantes locales durante sus viajes de campaña, en parte para contrastar su fácil relación con sus seguidores con su principal rival republicano, el gobernador de Florida, Ron DeSantis. Pero la parada del martes fue diferente, con el objetivo de mostrar el continuo apoyo de los votantes republicanos a Trump y señalar que sigue sin doblegarse ante las acusaciones.

    Luego se dirigió al aeropuerto para su vuelo de regreso a Nueva Jersey. En Bedminster, llamó a los 37 cargos por delitos graves en su contra “interferencia electoral y otro intento de manipular y robar” una elección, repitiendo afirmaciones falsas sobre su derrota de 2020 ante Joe Biden.

    Algunos de los partidarios de más alto perfil de Trump asistieron el martes. En Miami, la fallida candidata al Senado de los Estados Unidos, Kari Lake, de Arizona, a quien Trump respaldó el año pasado, caminó entre la multitud. Entre los de Bedminster estaba el conspirador electoral Mike Lindell, fundador de MyPillow.

    Afuera del juzgado de Miami más temprano ese día, la seguridad era estricta, con vehículos policiales bloqueando un corredor bordeado de palmeras y la entrada pública al edificio. En ocasiones, un helicóptero pasaba por encima y los oficiales rodeaban el perímetro en bicicletas.

    La escena incluía lo que ahora es un elemento básico de una aparición o mitin de Trump. Gente vendiendo camisetas con la cara de Trump en una foto policial simulada, con letras grandes que decían «NO CULPABLE», otros vendiendo sombreros pero también, apropiado para Miami, mangos.

    Algunos ondearon banderas de Trump 2024, apoyando su candidatura a la presidencia. Otro hombre, que se opone a Trump, vestía rayas blancas y negras de prisión y sostenía un cartel que decía “ENCRIÉRLELO”. A veces, la gente se cruzaba a gritos y pequeños grupos de simpatizantes de Trump y manifestantes anti-Trump se peleaban y ocasionalmente se gritaban obscenidades.

    Domenic Santana, quien se presentó con el uniforme de la cárcel completo con esposas y una bola y cadena de plástico, dijo que “quería unirse al circo”.

    Santana llegó a los EE. UU. cuando era niño desde Cuba y se jubiló en Miami después de décadas operando un restaurante en el área de Nueva York. El hombre de 61 años se considera un político independiente y dice que su madre y su hija votaron por Trump.

    “Un compañero neoyorquino puede ver una rata a una milla de distancia”, dijo. «Francamente, debería haber estado encerrado hace años».

    Más típico, entre los primeros en llegar fuera del tribunal estuvo el dúo de padre e hijo de Florencio y Kevin Rodríguez, quienes llegaron a los EE. UU. hace 15 años como solicitantes de asilo que huían de la dictadura en Cuba.

    Con una camiseta que decía “Jesús es mi salvador, Trump es mi presidente”, el joven Rodríguez, Kevin, dijo que era posible que Trump fuera culpable de retener ilegalmente documentos clasificados.

    Pero cuestionó la imparcialidad de los procedimientos a la luz de lo que dijo que era la actitud laxa de los fiscales hacia el presidente Joe Biden y la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, quienes también han sido acusados ​​​​de mal manejo de inteligencia clasificada, aunque sin ninguna intención de ocultar su comportamiento.

    ARTICULOS POPULARES