lunes, julio 22, 2024
More
    spot_imgspot_img

    TOP 5 DE LA SEMANA

    spot_imgspot_imgspot_img

    Related Posts

    14 pingüinos magallánicos fueron devueltos al mar en Argentina tras ser rescatados debido a la desnutrición

    Buenos Aires.- Un grupo de 14 pingüinos magallánicos regresó al mar en las playas de San Clemente, en la provincia de Buenos Aires, tras ser rehabilitados por la Fundación Mundo Marino. Estas aves presentaban cuadros de desnutrición, deshidratación, hipotermia y alta carga parasitaria al momento de su rescate, según informó la organización este viernes.

    Los pingüinos fueron rescatados entre fines de marzo y principios de mayo en diversas localidades del Partido de la Costa y en las ciudades de Pinamar, Valeria del Mar y Villa Gesell. Después de su rehabilitación, fueron devueltos al mar el lunes 10 de junio.

    “Se trató de animales juveniles que están realizando su primera migración trófica y que nacieron en noviembre del año pasado”, explicó Sergio Rodríguez Heredia, responsable del Centro de Rescate de la Fundación Mundo Marino, en el comunicado de la organización.

    Los pingüinos magallánicos se encuentran distribuidos en la Patagonia argentina, desde la Península de Valdés en Chubut hasta la Isla Martillo, Isla de los Estados e Islas Malvinas en Tierra del Fuego, así como en el sur de Chile. Tras su ciclo de reproducción, que dura de septiembre a marzo, mudan su plumaje e inician un viaje migratorio entre fines de marzo y principios de abril, que puede extenderse hasta la latitud de Río de Janeiro.

    En este trayecto anual, que puede abarcar hasta 5,000 kilómetros, fueron rescatados. “Todos ingresaron con un cuadro comúnmente conocido como ‘síndrome del pingüino varado’, es decir, animales de bajo peso, deshidratados, anémicos e hipotérmicos y con alto grado de parasitismo”, explicó Rodríguez Heredia. “Estos animales absorben el agua a través del pescado, por lo que si no hallan alimento, se deshidratan. Por algún motivo, en su periplo migratorio, no están encontrando el alimento necesario para sobrevivir”.

    La dieta de estos pingüinos incluye peces como anchoítas, sardinas y merluzas; moluscos como calamares; y crustáceos como el langostino. Su viaje migratorio anual está relacionado con el movimiento estacional de la anchoíta.

    Al ingresar al centro de rescate, los pingüinos fueron estabilizados con fluidoterapia para revertir la deshidratación. Progresivamente, se les ofreció una fórmula de pescado licuado con vitaminas y minerales hasta poder darles pescado entero. También se les tomaron muestras de sangre y material fecal, y se les aplicaron antibióticos a los que presentaban infecciones.

    “Fueron respondiendo bien al tratamiento y, tras una segunda muestra de sangre que arrojó parámetros normales, determinamos que estaban aptos para regresar al mar”, describió Juan Pablo Loureiro, director técnico de la Fundación Mundo Marino, en el comunicado.

    Junto con el alta médica veterinaria, a cada pingüino se le colocó un microchip subcutáneo en la zona dorsal. Este microchip posee un código asociado a la historia clínica del animal, permitiendo identificarlo si aparece en otra latitud y confirmar su paso por un centro de rehabilitación.

    ARTICULOS POPULARES